Oscuridad solidaria en el décimo aniversario de la Hora del Planeta

WWF España insta a gobiernos, empresas y ciudadanos a unirse a la lucha por el cambio climático más allá del apagón simbólico del próximo 25 de marzo.

“Pedimos al Gobierno que cumpla sus compromisos de lucha contra el cambio climático y que apruebe de forma urgente una ley de transición energética para un futuro renovable”. El secretario general de WWF España, Juan Carlos del Olmo, es contundente ante el “mensaje claro” que, asegura, “nos está lanzando el planeta”.

Cartel de la campaña Hora del Planeta. | WWF

2016 ha sido el año más cálido registrado desde 1880. De hecho, desde que comenzó el siglo XXI, según datos de la organización mundial de conservación de la naturaleza, “cada año ha batido el récord de temperatura del anterior” y el cambio climático “es ya evidente” en todo el globo terráqueo.

En el décimo aniversario de la Hora del Planeta, lo que comenzó como un evento simbólico en Sydney, Australia, se ha convertido en el mayor movimiento mundial para proteger el medio ambiente y luchar contra el cambio climático. Así, a dos días de la cita con el apagón solidario, que tendrá lugar el sábado 25 de marzo entre las 20.30 y las 21.30 horas, WWF ha registrado la participación de más de 150 países y casi 7.000 ciudades en todo el mundo. Solo en España, la campaña cuenta ya con 326 municipios y casi 150 empresas ya inscritas.

Más allá de los conocidos como “sesenta minutos solidarios”, la ONG pide a los gobiernos que impulsen medidas locales “para hacer frente al desafío global”. En este sentido, cabe recordar el paso adelante que supuso la entrada en vigor del Acuerdo de París para frenar el cambio climático. Un acuerdo mundial que, el pasado 4 de noviembre (España lo ratificó a mediados de enero) marcó un punto de inflexión en la defensa del medio ambiente y el comienzo de una gran transición hacia una economía limpia y baja en carbono.

Acuerdo de París

Que el aumento de la temperatura a final de este siglo se mantenga “muy por debajo” de los dos grados centígrados sobre los niveles preindustriales y que las emisiones globales alcancen su nivel máximo “cuanto antes” son los principales objetivos acordados en la Cumbre del Clima celebrada en la capital francesa el 12 de diciembre de 2015 (efectivos una vez alcanzado el quórum suficiente de estados ratificadores, es decir, en noviembre del pasado año). Así lo acordaron 195 países basándose en la frontera fijada por los científicos para que las consecuencias del calentamiento no sean “tan desastrosas”. Para lograrlo, los firmantes se comprometen a reducir sus emisiones de gases efecto invernadero.