53 días de trabajo “gratis” al año para situarse al mismo nivel salarial que los hombres

La última Encuesta de Estructura Salarial del INE sitúa la brecha de género en el 23,25%.

La Comisión Europea define “brecha salarial” como la diferencia existente entre los salarios percibidos por los trabajadores de ambos sexos, calculada sobre la base de la diferencia media entre los ingresos brutos por hora de todos los trabajadores. Una realidad existente a pesar de los estudios que abalan los mejores resultados académicos, tanto en la enseñanza secundaria como en la educación superior, que obtienen las mujeres en comparación con los hombres.

Hoy, 22 de febrero, se celebra el Día Europeo de la Igualdad Salarial con el objetivo de concienciar y sensibilizar a la opinión pública sobre la persistencia de la brecha salarial de género, una forma de denunciar que, en promedio, las mujeres europeas tienen que trabajar mucho más tiempo para ganar lo mismo que los hombres. Se trata de una fecha de conmemoración que cada año varía en función de los últimos datos disponibles de la Oficina Europea de Estadística (Eurostat). Así, escogiendo en esta ocasión el 22 de febrero, la Comisión Europea pone sobre la mesa que, de media, una mujer tendría que trabajar 53 días al año “gratis” para situarse al mismo nivel salarial que los hombres.

En España, la fuente oficial que facilita estos datos a nivel estatal es el Instituto Nacional de Estadística (INE). La Encuesta de Estructura Salarial (EES), que elabora el INE con carácter cuatrienal, analiza la ganancia bruta anual desagregada por sexo, en relación a variables como la jornada, el tipo de contrato, la edad, la antigüedad o la composición del salario.

Basándose en la última EES publicada, la de 2014, UGT presentó ayer su informe La falta de políticas de igualdad en el empleo incrementa la brecha salarial, en el que subraya el aumento de un 0,7% en la brecha salarial en los últimos años (comparando los resultados obtenidos por el INE entre 2011 y 2014). La vicesecretaria general de UGT, Cristina Antoñanzas, aseguró durante la presentación del estudio que “las mujeres seguimos cobrando un 23,25% menos así que en absoluto se puede ser optimista aunque haya una cierta estabilidad”, y advirtió sobre la diferencia entre el salario bruto medio anual de las mujeres, que se sitúa en los 19.774 euros, frente a los 25.727 de los hombres.

Analizando la brecha salarial en función del tipo de entidad, el informe apunta una clara distinción entre aquellas que están “bajo control público”, donde la brecha salarial desciende hasta el 10,93%, y las empresas privadas, en las que la diferencia existente entre los salarios percibidos por los trabajadores de ambos sexos se sitúa en un 28,46%.