La activista Aminetou Mint Ely protagoniza el primer Foro ABANCA Responsable

La abolición de la esclavitud en Mauritania se quedó en un papel firmado en 1981. La realidad es otra. Más de tres décadas después, los niños y las mujeres del país africano continúan siendo víctimas de trata, objetivo de una explotación laboral que no conoce límites y diana de una violación de Derechos Humanos heredada generación tras generación.

Candidata al Premio Nobel de la Paz en 2015 y considerada por la Universidad de Georgetown como una de las 500 personalidades más influyentes en el mundo islámico, la activista mauritana Aminetou Mint Ely recogerá el Reconocimiento de Honor de la Fundación Tierra de Hombres en la Gala Solidaria programada para el 18 de noviembre en el Centro Sociocultural Ágora de A Coruña. Un galardón con el que la organización de atención a la infancia pretende agradecer a la presidenta de la Asociación de Mujeres Cabeza de Familia de Mauritania su trayectoria en defensa de los derechos humanos, tanto de los menores como de las mujeres.

Presentación del I Foro ABANCA responsable. | ABANCA

Presentación del I Foro ABANCA responsable. | ABANCA

“Trabajar con la convicción y la determinación de no esperar al dinero” es el lema de la asociación que, desde 2009 y a través de su trabajo con Tierra de Hombres, ha logrado cambiar la vida de más de 13.900 menores “explotados laboralmente” y de hacer frente al problema de la trata en Mauritania, cruce del tráfico de droga y de seres humanos entre Senegal y Mali. Un golpe de realidad que Aminetou puso sobre la mesa durante la presentación del I Foro ABANCA Responsable, puesto en marcha por ABANCA para promover el desarrollo de la responsabilidad social empresarial en Galicia.

La directora del departamento de Responsabilidad Social Corporativa de ABANCA, Tatiana Suárez, presentó la iniciativa de la entidad bancaria como fruto de su “compromiso con el tejido empresarial gallego”. Un Foro, explicó, “abierto y colaborativo”, que cuenta ya con 40 miembros procedentes de otras empresas, de instituciones públicas y del tercer sector y que trabajará, mediante encuentros semestrales, “para promover una forma de entender los negocios en la que la ética ocupe un lugar central”.

Como primeros invitados del Foro ABANCA Responsable, tanto el delegado de la Fundación Tierra de Hombres en Galicia, Raúl Besada, como la presidenta de la Asociación de Mujeres Cabeza de Familia de Mauritania, destacaron la necesidad de visibilizar la situación “de las víctimas de la esclavitud” y sus consecuencias: Niñas que no conocen a sus familias porque son separadas a la edad de tres años “para acabar siendo propiedad privada de su amo” o zanjar su infancia en matrimonios forzados “para salvar el honor de la familia tras convertirse en refugiados por culpa de la guerra”.

De derecha a izquierda, Raúl Besada, Tatiana Suárez y Aminetou Mint. | ABANCA

De derecha a izquierda, Raúl Besada, Tatiana Suárez y Aminetou Mint. | ABANCA

El testimonio de Aminetou Mint Ely sobre su trabajo en Mauritania no dejó indiferente a ninguno de los presentes en la sala. Podría haber sido así por el hecho de tratarse de una mujer que ha estado encarcelada por defender los derechos humanos y que hace poco más de un año se vio obligada a buscar ayuda en España huyendo de una fetua que ofrecía recompensa por su muerte, pero la activista llamó la atención de los periodistas a golpe de cifras: gracias al trabajo de la asociación que preside, 6.320 menores han abandonado la domesticidad para integrarse en el sistema educativo; 629 matrimonios cuentan con “pequeños préstamos” para responder a las necesidades de sus hijos y evitar así el trabajo precoz; 1.312 familias reciben ayudas para obtener alimentos; 2.900 menores tienen acceso a un material escolar hasta hace poco desconocido y 887 mujeres aprenden una profesión que favorecerá su independencia.

El trabajo de Tierra de Hombres y de la Asociación Mujeres Cabeza de Familia es un ejemplo, el primer plato de un Foro que, tal y como explicó la directora de RSC de ABANCA, “promoverá la defensa de la gestión responsable, fomentará su reconocimiento público y difundirá buenas prácticas” entre todo tipo de entidades, destacando, subrayó Suárez, la participación de organizaciones del tercer sector como uno de sus “stakeholders [grupos de interés] principales”.