5 claves para una información turística accesible a los visitantes

Según los consejos de la Organización Mundial del Turismo

Trabajadores en la recepción de un hotel

Trabajadores en la recepción de un hotel

España es una de las mayores potencias turísticas del mundo, ocupando la tercera posición en el ranking de países más visitados, con 68,2 millones de turistas en 2015. Además del impacto que esta enorme afluencia de personas tiene para el medio ambiente, especialmente en un país en el que cada varios años se producen fenómenos de sequía, la industria turística se enfrenta a otros retos que conviene tener en cuenta.

Uno de ellos es la accesibilidad de la información que se presenta a los viajeros. Con el auge de Internet, muchos negocios del sector dependen, en gran medida, de los datos que proporcionan en diversos canales de comunicación, sobre todo en sus respectivas webs.

Según una reciente publicación de la Organización Mundial del Turismo (OMT), además de tener en cuenta la forma en la que ha de presentarse la información para que sea accesible a todos los visitantes, hay algunas cuestiones importantes relacionadas con el tipo de información que se necesita y el modo en que ha de suministrarse.

Accesibilidad de contenidos y de infraestructuras
Con este objetivo, la OMT ha concretado cinco elementos esenciales para suministrar información accesible, así como para que los turistas puedan fiarse de la información que obtienen. El primero de ellos consiste en incluir información sobre la accesibilidad de las infraestructuras y los servicios cuando sea posible o facilitar una referencia a otro lugar en el que puedan encontrar esa información.

Al facilitar material promocional o información sobre servicios o procedimientos, este organismo considera importante indicar un punto de contacto para que el lector pueda obtener más información, así como mensajes personalizados.

Al mismo tiempo, es necesario asegurarse de que en todos los medios y canales de comunicación la información sea coherente, tanto la que se proporciona en línea como la que facilita directamente el personal, ya sea en el lugar en cuestión, por teléfono o por correo electrónico.

Por otro lado, el personal que trabaja en los establecimientos turísticos debe estar formado, dado que gestiona la información en las técnicas específicas que se indican en las recomendaciones de la OMT. En esta misma línea, en el momento de la contratación de un sitio web o un servicio informático o similar, el personal técnico también debe contar con los conocimientos necesarios para proporcionar servicios accesibles.

Por último, uno de los grandes peligros de la información turística es que el contenido no esté actualizado, ya que un contenido obsoleto mina su calidad y puede hacer peligrar la seguridad y el confort de los visitantes.